Fallo POSITIVO…

Juntaron dos vidas en un corazón de papel, volaron alto el aire a favor, al sol no se amarilleaban las páginas de su libro tan intenso como su amor.

Cuando hacía frío se calentaban de la intemperie, solapando las corrientes frías con melodías al susurro de muchas noches y pocos días. Rezaron a un dios sin creer en él y su amor duró sólo hasta el –Si quiero y hasta siempre. -.

img_infierno

Primer Amor:

Cuando gustar se convierte en algo más profundo y saltan las chispas en un mundo por explorar, tardes que piensas como hacer mañanas. Volar sin moverse del sitio, saltando las mordazas que sin querer juramos al alba no hacer. Querer ser amados en el egoísmo de ¡y yo también! ¡Si todos tienen novio/a! ¡Si no salgo sale ella!, el celebrar san Valentín comprando las fechas al calendario y comparar ese día con una meta y el llanto por no correr en esa carrera.

La sensación de pertenecer y que te quieran, dejando tan lejos el Amor propio que sólo ves cuando ya lloras, porque no es como las primeras lunas y al alba preguntas por la libertad que perdiste ayer. Un amor que educa el tiempo, y aún así nos convencemos que la suma de los días dará lugar a la pareja perfecta. En el amor no hay partes, pero si versiones, como en la Biblia siempre hay quién te hace sentir el amor después de él o ella. El primer amor no tiene nada que ver con la persona que hace que nos enamoremos de verdad.

Los detalles que hacen que crezcamos y nos queramos a nosotros mismos, vienen cuajados de momentos con un paladar caprichoso , un hambre voraz , unos cambios de gustos y las ganas de probar sabores nuevos, pero seguir cocinado para quien quieres…. No hay receta que valga para todas las cocinas, ni fogones con el mismo fuego, y porque cuando el puchero no se hace a fuego lento y se trata de recalentar los besos en un microondas, el resultado de una relación es congelar y guardar para mañana . Así se puede alimentar al hambre, comer caliente , renovar los platos pero olvidando el primer ingrediente .EL AMOR.

img_peso

 

Primer ADIOS.

Las veces que pensamos que todo sería para siempre y descubres que no cocinas mal, pero qué prefieres centrarte en el proceso de cómo tu boca y tus días aceptan otras formas de llegar a tu propio gusto . Olvidando un poco agradar al otro paladar descubriendo qué sabores te hacen sentir que comer no sólo es la fiesta pagana que nunca te permitiste.

Aprender que no hay mejor sabor que el que te espera aún sabiendo que tardarás en compartir mantel y plato con un café que no amargue tus sueños porque no volverás a despertar sólo…Aún así elegir como tomar lo pasos es complicado seguimos siendo personas que necesitamos un abrazo ,un gesto una complicidad que no viene con el menú del bar más próximo . Empujamos la soledad y ponemos patas arriba a nuestra propia vida mirándonos en el espejo de nuestros propios ojos y aceptamos los kilos que cogimos por atiborrarnos a chocolate y helados a altas horas donde la madrugada no nos ayuda a ver con claridad el sol.

img_cielo

 

Hola vida, aún EXISTES:

Y si salimos a quema ropa, sin miedo, a quemarnos, aunque ardamos en la trastienda de una sonrisa tímida pero estudiada. Disimulando que nos pesa la mochila del desagravio contando cada pizca de atrevimiento para perdernos de nuevo y ser encontrados. Aunque cambia mucho la versión. No nos fiamos ni de ser felices, buscamos el momento donde la duda asalte nuestra noche y las estrellas no cubran nuestro miedo.

Nos queremos tanto, que ya no buscamos, sólo jugamos a ser encontrados y si en esa ronda no perdemos la voluntad de seguir queriéndonos . Es cuando más amamos nuestros defectos porque no buscamos que nos quieran, buscamos saber distinguir entre amar y ser amado el querer y ser querido con la misma norma que la que nos damos la libertad.

Una libertad sin asedios, solo con la intensidad de querer como seamos queridos. Ese día el recetario es sustituido por un bocado que nos deja tal sabor, que no sabemos si repetiremos pero que nos sabe mucho mejor que la primera vez. Empieza en nosotros un menú que nunca imaginamos a ser veganos y carnívoros de un sentimiento que nos salpica y estar mojándonos, es como comer con las manos y sin mancharse, ni pensar si engordará el repetir.

Entonces en ese momento vemos como poner mejor la mesa , elegir la vajilla sin fijarte en lo que sabías, porque cada ingrediente es nuevo y no va saber a lo de siempre, gracias a lamernos las heridas y no querer la sal en el otro, ni la mordaza en un plato compuesto de serios besos y olvidadizos cachitos de corazón. Sin lugar a dudas es otro amor ÚNICO ,pero distinta forma de cocinar, porque no queremos engordar un TE QUIERO sin sentir que comes de su boca cada palabra con tu pensamiento .

¿Y ahora qué? ¿SALIMOS CORRIENDO O NOS QUEDAMOS A DISFUTAR DE LA COUSINE?

Podemos quedarnos, no es un banquete la vida y el amor no es una ciencia exacta.

Los sabores no tienen nombre propio, más bien son cantidades intangibles, las dueñas de nuestras decisiones, aunque a nuestro corazón no le mentimos ni a al hambre se le engaña.

¿Y si es ella? ¿Si es él? …el tiempo lo dice aunque sea a voces o bajito.

Vive la vida y no sueñes finales, vive cada día con principios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s