Somos lo que damos.

Clasistas de vidas perfectas…

Dogmatizados en un convenio de reglas encorsetadas.

Inquisidores del gusto dictatoriales de las modas.

Jueces de costumbres ajenas a las suyas.

Esconden el zurrón para hacerse pijos conversos, renegando de sus orígenes.

De misa y oficios, colegios seglares con hijos aforados.

Desmemoriados… desertores de sus raíces olvidadizos de ser del pueblo llano.

Cripta de la hipocresía, asilo de mediocres con ínfulas de intelectuales.

En la catedral de la vida es caballero quien sube sin pisar a nadie y respeta a quién se queda en

peldaños más bajos. Y es de ley no envidiar al que sube aunque tú no llegues con el.

La ignorancia es dañina si se hace alarde de no saber nada y no querer aprender.

La simbiosis perfecta amar lo diferente con un punto en común.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s