Albores

1431264724705

La luz que no veía iluminó por fin mis ojos, levantó mi mirada más allá de mis frases engarabatadas de la tinta de una pluma intrépida….

Ayudaba su alma escribir al otro lado de la esfera cuadrada, mandaba S.O.S. como cantos de sirena. Las cosas que tiene la vida eran el refugio donde podía volar sin ser vista, se sumergía en la lluvia sin mojarse y en el sol bronceaba sus pensamientos sin quemar la esperanza de ser libre. Libre para poder escribir sin censura y sin el miedo del dueño de su sombra.

Versos de amor al amante anónimo, donde pedía a gritos saber de su propia existencia , emociones en la acuarela de un mar que la ahogaba , revolución de sus pensamientos y teorías de una vida que veía pasar sin vivir la suya. La mujer con el miedo en los talones y sin rostro para ser conocida, temerosa de sentir una vida fuera del recinto de una alianza añeja, pero en una párvula mano. Las conversaciones que no se atrevía a tener, las buscaba en sus propios relatos dando vida a un personaje astuto, libre de cadenas sociales.

Fuera de corsés que etiquetaban sus obligaciones, ella soñaba con un mañana que poco a poco ha fraguado en el atelier de sus propias hazañas ”como Volver a vivir“.

Vivir es un verbo que si sólo lo conjugas en el presente, continúo en la segunda persona, siendo un sujeto ausente se sufre mucho, es incalculable saber qué tiempo conjugas si toda tu acción es pasiva.

Sostenía la estructura de su casa pero era cosida a palos morales haciéndola ver que era una mantenida, un okupa en su propia casa. Era el vector de tantas vivencias positivas que cerraron sus puertas y ventanas para que no progresase y fuese más listo el guardián de su vida, él era su amor, más bien un amor sin R que confiscaba sus ambiciones y cortaba sus alas para aprender.

Acoplada a una isla mínima, paraíso eterno del destierro, cielo sin ángeles .su propio averno eran las cuatro paredes de su casa y el mar su cárcel donde cada día sumergía sus ilusiones.

Saliendo del letargo de un Messenger, siendo real cada momento de su tarea diaria, siendo dueña de su vida y saboreando tantos sabores que no se le permitían.

Siendo primera persona en los verbos que conjugaba y conociendo el predicado participando en el sintagma nominal de su propia vida.

Una vida que vive con masque miedo prudencia, sin prisas… con una sonrisa y una broma sarcástica agudizando esa parte canalla que una mujer también tiene.

Hoy por hoy enamorada de las pequeñas cosas y de las buenas compañías, pinturera de sonrisas y picara enamorada de la sencillez de la vida.

Así es la mujer que ya no teme al pasado y mira de frente en la compañía de su sombra y un sol que ilumina sus pasos. Amante de su soledad y gitanilla de las coplas que al aire canta cuando se ilumina en los ojos de un caballero que le roba el suspiro. Un hombre que fue tintero y ella pluma de un ave libre.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s